Header

Lo primero que viene a la mente de algunas personas cuando ven en acción al AxiDraw V3 es un plóter, y otros tal vez piensen en el Autopen, pero el concepto básico es el mismo: Colocar la responsabilidad de escribir y reproducir texto sobre un sistema automático que se adapta a diferentes lápices, plumas, materiales, y estilos. No importa si te encuentras en el negocio del diseño o si eres un entusiasta que admira a esta clase de tecnología, el dispositivo merece un lugar en cualquier escritorio.

Las primeras máquinas diseñadas para reproducir firmas se remontan a la primera década del siglo XIX. Muchas personas con cargos políticos de alto perfil que deben revisar y firmar docenas de papeles al día rápidamente reconocieron el beneficio de un dispositivo con estas características, más allá de los riesgos asociados (la firma de un presidente en la hoja equivocada puede tener consecuencias nefastas). Con el paso del tiempo, su uso alcanzó a jefes ejecutivos de compañías, artistas y celebridades. Sin embargo, ni el Autopen ni el plóter (que por naturaleza es más avanzado) son cosas que se ven con frecuencia en un hogar. El rol general de reproducción suele estar a cargo de la impresora, y las herramientas de diseño son lo suficientemente robustas, pero no podemos comparar a la fría efectividad del chorro de tinta con la calidez, la delicadeza y la precisión de un trazo hecho con una pluma.