Header

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La basura espacial se está convirtiendo en un problema muy serio, ya que no solo pone en peligro a todo astronauta o pasajero privado que visite la órbita terrestre, sino también a las delicadas redes de satélites, y por supuesto, a la Estación Espacial Internacional. Con eso en mente, la misión de reabastecimiento japonesa HTV-6, conocida de forma alternativa como Kounotori 6, pondrá a prueba a KITE, una cuerda electrodinámica de 700 metros cuya función principal será la de obligar a la chatarra espacial a arder en la atmósfera.

Después de lo que fue la pérdida de Progress 65, todos las cabezas giraron hacia territorio japonés, esperando el lanzamiento de HTV-6 o Kounotori 6 (como lo prefieran). Dicho lanzamiento se llevó a cabo con éxito el viernes pasado, y de acuerdo a la información disponible, la nave llegará a la Estación Espacial Internacional el próximo miércoles. En el manifiesto de Kounotori 6 encontramos provisiones básicas como alimentos y agua (600 litros), además de varios CubeSats, y seis baterías de iones de litio que reemplazarán a las actuales baterías de níquel-hidrógeno. Sin embargo, eso no es todo. Kounotori 6 también carga dos experimentos muy interesantes. El primero se llama SFINKS, y evaluará celdas solares ultradelgadas en el espacio. El segundo es el que nos reúne aquí hoy.